selfpaper agendas
Lo cierto y verdad es que nos cuesta horrores tener una jornada diaria bien organizada. Somos seres racionales, o eso dice nuestro cerebro, pero siempre estamos demostrando que nos cuesta un mundo hacer las cosas bien cuando hay que tenerlo todo programado. Por eso nosotros hoy vamos a hablar de esta cuestión, por si te interesa tenerla en cuenta a la hora de que todo te salga bien y no tengas que verte involucrado en lo que la gente denomina como “improvisación”.

Lo primero que hemos de buscar es una página como la que encontrarás aquí, esto es, una papelería virtual que te demostrará que gracias a las tres W puedes convertirlo todo en sencillo de resolver. Sí, sí, has oído bien,  papelería virtual. De acuerdo, vivimos en un mundo en el que todo está pautado y organizado con los ordenadores, pero a veces conviene alejarse de las máquinas y tener en cuenta que lo de siempre es lo adecuado. Además, ¿quién no ha disfrutado alguna vez con el olor del material de papelería nuevo? Todos lo tenemos presente en nuestra memoria olfativa, así que no descartes recurrir a este tipo de objetos para tu deleite.

¿Y por qué necesitamos una papelería? Pues porque necesitamos encontrar agendas y recambios para el año que viene y comenzar nuestro recorrido por el lado ordenado de la vida. Insistimos, puedes pensar que lo mejor es una virtual, que no tienes que recurrir a lo de siempre porque ya está desfasado. Pero muchas  veces ocurre que cuando nos ponemos a explorar este mundo no terminamos de entender el funcionamiento de según qué procedimientos en esas agendas virtuales. Y al final terminamos perdiendo el tiempo, además de forma evidente. Por eso resulta tan interesante que hagamos las cosas de un modo tal que si es una agenda de papel lo que tenemos que adquirir para darle sentido a nuestro día a día, pues la compramos y ya está.

Por supuesto, ser organizados significa programar. Puede que el asunto te extrañe, sorprenda u horrorice, pero nadie puede ser viable si no piensa en qué va a hacer al día siguiente. Tal vez pienses que el azar está genial, que la improvisación es adecuada y divertida, y que una vida organizada no es vida. Pero esta forma de pensar no nos va a ayudar lo más mínimo, porque fiarlo todo a la suerte nos conducirá por un precipicio en el que podemos evitar caer a poco que sepamos cómo sortearlo. Por eso resulta conveniente que las cosas las hagamos como las tenemos que hacer, aunque ello implique tener delante de nosotros una agenda de buen papel como las de antes. Al fin y al cabo, aunque tecnológicos, todavía podemos seguir disfrutando del mundo analógico, ¿no  creéis?

Post a comment

Resuelva la operación de prueba: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.