otoniel

Si existe una empresa de recambios de desguace en alicante que merezca ser tenida en cuenta esa es sin duda el Desguace Otoniel. Casi 35 años ofreciendo sus servicios dentro y fuera del límite de la provincia no se consiguen por casualidad, sino por un trabajo continuado de calidad y la confianza que se gana a la clientela a base de profesionalidad.

No obstante, la gran baza con la que cuenta esta empresa es que siempre ha pretendido estar en la cresta de la ola, en lugar de acomodarse esperando que los clientes lleguen solos. De ese modo se ha planteado una ambiciosa ampliación de las instalaciones actuales para aumentar la capacidad y mejorar de ese modo el servicio que ya se presta actualmente. Así mismo con el paso de los años se ha ido renovando la plantilla de empleados, que hoy por hoy ofrece una mezcla idónea entre juventud y veteranía, pero siempre con trabajadores muy capacitados y conocedores de su empleo.

De todas formas si por algo se caracteriza el Desguace Otoniel, además de por su dilatada experiencia y por la excelencia de sus instalaciones, es por el pulcro respeto que se tiene hacia el medio ambiente, y que impregna todos los detalles de la actividad industrial de esta empresa. Todos y cada uno de los pasos que se dan en el proceso de retirada del vehículo, desde que este se recibe en las instalaciones del desguace, hasta que es entregado a un Centro Autorizado de Tratamiento (C. A. T.), están pensados para cuidar al máximo el respeto a la naturaleza y evitar cualquier tipo de vertido de residuos tóxicos y venenosos a nuestros suelos y ríos.

De ese modo la descontaminación es el primer paso después de que el coche o moto se dé de baja de la base de datos de la Dirección General de Tráfico. Así, se verifican los distintos elementos del vehículo que se puedan reutilizar y justo después se lleva a cabo la descontaminación propiamente dicha. En este proceso se retiran todos los fluidos y componentes que se puedan considerar peligrosos, y que por supuesto se almacenan de forma conveniente para entregarlo después a una empresa autorizada para la gestión correcta de estos residuos dañinos.

A continuación se procede a la labor de desmontaje y a la retirada de los componentes que se puedan seguir reutilizando una vez que se reciclen o que se vendan como productos de segunda mano en el propio desguace. No son pocos precisamente los conductores que se aprovechan de ello para conseguir componentes en buen estado y a muy buen precio respecto a los precios de mercado. Y el último paso es el de la compactación y fragmentación de los residuos.

¿Que Opinas Del Tema?

Resuelva la operación de prueba: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.