Hoy es un día nuevo para volver a intentar, para mí y como para muchos ya un día muy conocido, ese día en que te despiertas y dices “hoy lo intentare de nuevo” intento tras intento vas resignándote que tu destino está cubierto de mala suerte, no sé si creo en la suerte, pero la cosa es que cada vez estoy más convencido de que soy una de las personas más desgraciadas del mundo, y esta costumbre se me queda poco a poco que ya no me hace indiferencia, no importa si me dicen que carezco de autoestima, pero es que la vida me ha dado tantos golpes que ya el sufrimiento es algo normal para mí, lo que para otros es una pizca de felicidad, para mí es un enorme momento de alegría, no es que sea masoquista, pero ya no me queda más ideas y maneras para poder tratar de sobresalir.
Yo era un hombre como muchos, joven, con sueños y metas, estudiando en la Facultad, con amigos, pero el día que tuve que tomar la primera decisión importante de mi vida, fui un tonto y ciego, cuando las mismas personas en las que tienes que confiar te ayudan a entrar en una vida de sufrimiento, no puedes darte cuenta de lo mal que estás haciendo, ese noviembre del 2006, cuando me mostraron un mundo con posibilidades y caminos para poder cumplir tus metas, tenía la maldita ceguera de no darme cuenta que esos caminos estaban cerradas, hablo del día en que tome a ser parte de la emigración, pensar que las cosas eran tan fáciles como ir, trabajar y estudiar fue el error más grande de mi vida, la sociedad no está solo para trabajar y hacer el bien, aquí quien no es astuto no vive, y más cuando uno está solo, el ser astuto incluye, ser tramposo, y hacer el mal a otros para poder subsistir, no es que sea malo y que haga esas cosas, pero a medida que pasa el tiempo, estoy más seguro que para estar mejor que otros, hay que aplastar a los otros, aunque suene cruel.

Que es una vida sin trabajo, sin oportunidad y sin libertad? es la vida de un emigrante indocumentado, no se… pero veo gente que si le va bien, hasta podría decir que estoy seguro que la suerte si existe, pero también estoy seguro que no está de mi parte, me abandono completamente, jóvenes que me dicen que no gastan nada viviendo aquí, ya que viven con su familia, o al menos reciben ayuda de ellos, ya quisiera tener esa situación, yo también todavía soy joven, aunque no lo parezca por el aspecto que el sufrimiento me dio, yo también sigo teniendo las ganas de vivir esta juventud, pero el destino quiso que no pueda gozar de esta etapa de mi vida, cada fin de mes tengo que estar pensando de donde inventarme la subsistencia del mes que me viene. Mierda! tres años en este maldito país, no es que ofenda a su gente ni a nadie, sino al sistema que nos ponen a nosotros, supuestamente vine a ahorrar, como melas ahorrar si la menos de la mitad del tiempo que estuve aquí he trabajado, y para qué? para gastarlo en el resto del tiempo, que no pude trabajar.

Será tonto, pero bien tiene razón este tema de Ricardo Arjona que dice: “Si la luna suave se desliza por cualquier cornisa sin permiso alguno, por que el mojado (emigrante) precisa comprobar con visas que no es de Neptuno)



Aun asi, seguimos en pie tratando de trepar de la mas minima esperanza!

Post a comment

Resuelva la operación de prueba: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.