virutalianuevoAcabamos de dejar enero y su cuesta, con todas las tradiciones que tienen estas épocas. Una de ellas, según cuenta la leyenda, el mito o la historia (como mejor nos venga), nos dice que tres reyes orientales siguieron una estrella y acabaron llegando a un oscuro y triste pesebre donde pernoctaban tres figuras, una mujer joven y bella, un niño arropado con mantas raídas y un hombre ya mayor que se dedicaba a la carpintería de madera. La estampa nos suena a todos por ser la típica de los nacimientos y belenes que en la tradición cristiana se han ido montando a lo largo de los años, incluyendo algunas figuras que ahora las más altas instancias eclesiásticas parecen querer erradicar, como es el caso de la mula y el buey.

Aunque los últimos estudios en la materia dicen que San José no era carpintero sino albañil, la fuerza primigenia de la tradición lo ha convertido en una figura imprescindible, al cual muchas veces han representado los artistas de otras épocas con un cepillo o con una sierra en la mano, mientras un joven Jesús aprende los pasos para confeccionar muebles de madera.

Naturalmente esta situación ha permitido que tengamos cierto respeto reverencial por estos artesanos, los cuales trabajan con sus manos un material duro y poco grato y terminan construyendo hermosos monumentos. Y además las últimas tecnologías nos permiten conocer aquellos profesionales que se dedican a tan noble arte y, sobre todo, los materiales más innovadores. Por ejemplo, si buscas te toparás con una Web llamada virutalia.com que es magnífica para comprar algo tecnológico y, a la vez, tan tradicional: la madera tratada. En efecto, ahora mismo es posible adquirir este tipo de materiales de una forma correcta y excepcional, sabiendo que estamos comprando algo adecuado, que resistirá y que combina, como hemos comentado, tradición e innovación.

No es sencillo trabajar la madera, así que un carpintero habilidoso y profesional tiene una enorme trayectoria laboral que acredita que sus manos y su arte están a nuestro servicio. Pensamos que manejar un escoplo o una sierra es algo que se puede aprender en cuatro ratos, pero la paciencia y la práctica son elementos fundamentales de esta tarea, sobre todo si, como en el ejemplo que te acabamos de dar, queremos muebles de exterior. Y por supuesto descarta la idea preconcebida de que montar muebles de algunos grandes almacenes es una labor parangonable a la que llevan a cabo los carpinteros. De ningún modo, la tarea que realizan estos profesionales es tan profunda y artesanal que está en las antípodas de la chapuza y la improvisación. Por eso estamos seguros de que la próxima vez que tengas que encargar un nuevo mueble a uno de estos artesanos lo harás mucho más convencido de su valía, su profesionalidad y su entrega.

Post a comment

Resuelva la operación de prueba: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.