Inicio Criticas, Reflexiones Crítica a la Fiesta de Urkupiña

Crítica a la Fiesta de Urkupiña

68
0

Quienes hayan visitado la ciudad de Quillacollo en Bolivia, precisamente para ser parte de la Fiesta de Urkupiña, la festividad religiosa más grande del departamento de Cochabamba, se habrán dado cuenta de lo desorganizada que es y de las toneladas de basura que se generan. Lamentablemente, estos y otros problemas que tocaremos en esta oportunidad, son el lado negativo de una fiesta que podría aprovecharse para dar una imagen positiva de Bolivia al mundo, ya que se ha convertido en un evento de repercusión internacional.

Esta fiesta religiosa crece más con los años, puesto a que quienes se dan cita llegan de diferentes partes de Bolivia y de otros países de América y Europa. La Virgen de Urkupiña se ha convertido en una imagen religiosa que es venerada en muchos países del mundo, especialmente en Bolivia y Argentina.

En este artículo tocaremos algunos de los varios aspectos negativos que uno puede apreciar los días centrales de fiesta entre el 14 y 16 de agosto de cada año. En general, podemos decir que las autoridades del municipio de Quillacollo y del departamento de Cochabamba tienen tiempo suficiente para organizar mejor la fiesta y evitar problemas a lo largo de la fiesta, pero hacen poco o nada.

Aspectos negativos de la Fiesta de Urkupiña

Un evento tan grande como Urkupiña requiere de la máxima atención no solo de autoridades, sino de las personas que viven en la misma ciudad de Quillacollo como de los cochabambinos en general, más allá de ser devotos católicos o no. Mientras todos cooperen con la limpieza, el buen trato a los visitantes y el orden en la ciudad, todo podrá mejorar a mediano y largo plazo.

Actividad comercial desorganizada

No es malo que las personas realicen sus actividades comerciales los días de fiesta, lo que sí está mal es que pongan sus puestos de venta de forma desorganizada, ya sea dejando poco espacio para los peatones, no cuenten con basureros o no mantengan limpio la zona que están ocupando; si se trata de puestos de venta de comida, muchos comerciantes dejan de lado cuidados de higiene, pues exponen sus alimentos al viento y la tierra o no los preparan con ingredientes debidamente lavados ni sirven como deberían, todo eso es insalubre.

Las autoridades locales deberían organizar sectores específicos de la ciudad para cada rubro de comerciantes. Los días de fiesta están todos esparcidos por todas partes lo cual genera confusión de quienes visitan y malestar para muchos que simplemente desean trasladarse al recorrido de la entrada folklórica o al camino principal que lleva al calvario el día de la peregrinación.

Comerciantes en las calles de Quillacollo

Des comerciantes con puestos fijos, hasta comerciantes ambulantes, todos, sin excepción, deberían trabajar de manera profesional y dar una buena imagen de los bolivianos al resto del mundo. Lo que se trata de decir con esto es que vendan sus productos a precios justos, ordenen sus puestos de la manera más estética posible, atiendan bien a la ciudadanía en general, muéstrense presentables y educados. Para quienes vendan comida, tapen sus comidas, laven bien los servicios que usan, tengan al menos una cesta o basurero, entre otras cosas que, obviamente, se deben considerar.

Caos vehicular

Sumado al hacinamiento de comerciantes en las diferentes calles y avenidas de Quillacollo, el auto-transporte también carece de una buena organización. Los policías de Tránsito de esta ciudad, se limitan a distribuir uniformados a los extremos del centro y no logran evitar congestionamientos ni faltas de tránsito.

Existen solo dos vías alternas para los autos pesados que se trasladan de la ciudad de Cochabamba o del oriente hacia el occidente de Bolivia y viceversa, lo cual congestiona aún más la avenida principal que es la Blanco Galindo y otras del centro de Quillacollo, provocando incluso lamentables accidentes.

Congestionamiento vehicular durante Urkupiña

Los autos que más llegan a la ciudad de Quillacollo en estas fechas son del transporte público por la alta demanda de pasajeros que deciden trasladarse hasta esta región del departamento. Todo esto podría evitarse con la construcción de más carreteras alternas y una mejor preparación o instrucción a los uniformados que son parte de Tránsito.

Excesivo consumo de alcohol

La Fiesta de Urkupiña ha llegado a adquirir la fama de ser una fiesta más de jolgorio y descontrol, esto debido a la venta y consumo de alcohol los tres días de fiesta. Así como sucede en cualquier parte del mundo, el exceso de consumo de alcohol genera varios problemas y los afectados son, por lo general, gente inocente.

El consumo de alcohol genera peleas, accidentes de tránsito, violaciones, extravío de menores, contagios de VIH y otras enfermedades de transmisión sexual, entre muchos otros problemas sociales que no deberían darse en fiestas como esta que tienen un sentido religioso.

El día de la entrada folklórica y el día de la peregrinación hacia el Calvario del Cerro de Cota son los dos días en los que más se consumen bebidas alcohólicas, especialmente cerveza. Para evitar todo eso, deberían prohibir la venta de estos productos en todo el municipio de Quillacollo y la policía debería controlar con mayor rigidez a quienes no cumplan la norma.

Bailarines consumiendo bebidas alcohólicas

Este acontecimiento empaña la festividad y es cierto que algunas de las tradiciones están relacionadas con el consumo de cerveza, tal es el caso de la tradicional ch’alla que se debe realizar a los objetos en miniatura o alasitas comprados y que simbolizan aquello que los devotos le piden a la Virgen de Urkupiña.

Fiestas alrededor del recorrido y la ruta de peregrinación

Relacionado al consumo excesivo de alcohol, están las fiestas organizadas por locales y restaurantes en cercanías del recorrido de la entrada folklórica y de los caminos que van hacia el calvario de Urkupiña, lugar donde se realizan misas a lo largo del tercer día.

Esto no debería ser permitido porque los visitantes del interior y exterior de Bolivia ven con asombro cómo la gente y, sobre todo, la juventud consumen bebidas alcohólicas y protagonizan actos lamentables en frente de los peregrinos. Sumado al caso que genera la innegable concentración de gente devota, el ruido y bullicios van más allá de lo que se podría permitir.

Mientras la Virgen es trasladada al Calvario y cuando la regresan al templo de San Ildefonso, la música a todo volumen y el descontrolado grito de los DJs o maestros de ceremonias no se detienen y no muestran una mínima señal de respeto a la imagen ni a los fieles católicos.

Contaminación del suelo y estado del Río Rocha

Toneladas y toneladas de basura se genera tras los tres días de fiesta en Quillacollo, eso no es nada bueno para la imagen de la ciudad y del país en general y, principalmente, para nuestro medio ambiente. La basura en general se descompone difícilmente en la tierra y evita que nuevas plantas crezcan, desde césped, arbustos y árboles.

La basura da un mal aspecto a la ciudad y connota la mala educación que puede tener la sociedad en general con respecto al cuidado del medio ambiente y el respeto que se debe tener por quienes nos visitan.

Río Rocha contaminado.

De igual modo, la contaminación del Río Rocha es una de las peores imágenes que todo visitante se lleva por lo excesivamente contaminado que está, por el olor que desprende que no es nada saludable y, nuevamente, por la mala imagen e importancia que se le da a la ciudad.

Contaminación es sinónimo de mala educación y de enfermedades. La descontaminación del Río Rocha es una solución a largo plazo, pero que afecta de gran manera a la fiesta de Urkupiña, puesto a que bordea el calvario, la zona más frecuentada durante la fiesta de Urkupiña, ya que se trata del lugar de la milagrosa aparición.

¿Se imagina qué tan hermoso era el calvario y los alrededores del cerro de Cota? Un Río Rocha cristalino de grandes vertientes, árboles por doquier, aire puro y fresco… Todo eso queda solo en la imaginación, ya que en la actualidad se refleja un ambiente completamente diferente, una verdadera lástima.

Reflexión Final

Sin duda, y aun con todos estos aspectos negativos, la Fiesta de Urkupiña ha crecido y sigue creciendo con los años, algo que los cochabambinos, y quillacolleños en concreto, debemos tomar en cuenta y solucionar todos estos desperfectos; una tarea para nada difícil ni imposible.

La fe y la devoción de muchos fieles católicos aún visitan Quillacollo cada año y le ofrendan flores a la Virgen y le dan a conocer sus plegarias y deseos, ya sea en las misas o en las tradicionales costumbres fusionadas con las cosmovisiones andinas.

Urkupiña es un evento social, cultural y económico que bien puede dar una bonita imagen de Bolivia al resto del mundo; recapacitemos, limpiemos más la ciudad, organicemos a los sectores de comerciantes y transportistas, preocupémonos por el aspecto de la ciudad y, por sobre todo, evitemos que la contaminación ambiental empeore con el tiempo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Swipe to unlock!
Unlocked