Inicio Agujero Negro Danza de la Diablada, ¿Es de origen boliviano o peruano?

Danza de la Diablada, ¿Es de origen boliviano o peruano?

226
3

Esta pregunta ha generado mucha controversia, pues despierta la molestia de muchos bolivianos que aman sus expresiones culturales. Y es que desde los años 90, en la región altiplánica de Perú, los peruanos han apropiado danzas típicas bolivianas para manifestarlas en sus festividades religiosas y culturales.

La molestia no surge a partir del hecho de que los peruanos bailen danzas bolivianas, sino que las manifiesten o expresen como propias, cuando el origen de cada una de esas danzas data de diferentes épocas y diferentes regiones de Bolivia. Las danzas más “usurpadas” por los peruanos son la Diablada, los Caporales y la Morenada, danzas de los andes bolivianos que reflejan la simbiosis entre la cultura andina y la española durante la colonia.

La danza que genera más controversia es la danza de la Diablada, pues han surgido versiones peruanas que señalan que la Diablada no es una expresión exclusivamente boliviana, sino una danza propia de toda la región andina; el mismo argumento lo señalan para el resto de danzas que también son objeto de copia o usurpación.

¿Cuál es el Origen de la Diablada?

Sabemos que personajes como Lucifer, Satanás y el arcángel San Miguel, no son propios de ninguna de las culturas que se han desarrollado en la región andina de Sudamérica, sino más bien son personajes bíblicos que los españoles trajeron consigo durante la colonización. Estos personajes, al igual que Jesucristo y la Virgen María, son propios de la religión cristiano católica que se impuso a quienes vivían en el “nuevo mundo”, por encima de sus creencias religiosas.

Años antes de la llegada de los españoles, en la región andina que hoy ocupa la ciudad de Oruro, el pueblo originario Uru-Uru desarrolló sus propias costumbres y, con ellas, leyendas y personas como el “Tío” o “Supay”, un demonio que se asemeja a Satanás, el personaje antagónico de la Biblia. Éste se caracterizaba por aterrorizar a los pobladores, pues se trataba de un ser maligno que los atacaba con diferentes plagas como hormigas, anfibios y reptiles.

Según una de las leyendas, una mujer misteriosa apareció y batalló contra este ser maligno que terminó siendo derrotado; desde entonces, la población vivía segura y sin problemas, gracias a la intervención de esta mujer que, años después, sería asociada a la Virgen María.

Esta leyenda originaria fue adaptada por religiosos y pobladores de Oruro, quienes asociaron a las diferentes plagas malignas con tropas de diablos y diablesas comandados por Lucifer, la adaptación del “Tío” o “Supay”; todos ellos fueron derrotados por la Virgen María, pues tenía la misión de proteger al pueblo Uru-Uru, ahora Oruro. Es ahí cuando surge la danza de la Diablada, pues representa la rendición de las tropas de diablos ante la Madre de Dios, quienes, ahora comandados por el arcángel San Miguel, bailan con alegría hasta llegar al templo del Socavón, que está ubicado en las faldas del Cerro Pie de Gallo, lugar donde actualmente se encuentra la imagen de la Virgen María.

Es por esta razón que la esencia del Carnaval de Oruro es la mismísima danza de la Diablada, pues es esta la primera que se bailó en devoción a la Virgen María, a quien después llamaron Virgen del Socavón o Virgen de la Candelaria.

Características de la Diablada

Esta danza surge a partir del ingenio y creatividad de los ciudadanos orureños, ya que ellos idearon la imagen y representación de todos los personajes, sus vestimentas, sus coreografías y la música. La danza de la Diablada en Oruro no es más que el resultado de una innegable simbiosis entre las enseñanzas cristiano católicas y las tradicionales locales u originarias del pueblo Uru-Uru. Una perfecta combinación que reluce arte y cultura, digna de ser reconocida a nivel internacional.

En cuanto a los personajes de esta danza, se encuentran Lucifer, Satanás, los diablos multicolor que representan a los siete pecados capitales, las diablesas, las china supay; luego están las representaciones de animales andinos como el cóndor y el jukumari u oso andino; finalmente, el arcángel San Miguel y la recientemente incorporada versión femenina del ángel.

La danza responde a movimientos ágiles y rápidos, pues los bailarines bailan prácticamente corriendo e imitando gritos malévolos de alegría y picardía; todos bailan detrás del arcángel San Miguel, quien los guía hacia los pies de la Virgen María. Todos los personajes de la Diablada bailan en tropas, excepto el arcángel y el cóndor.

En cuanto a la vestimenta, están bordados con joyería y platería en miniatura, tanto en hombres como en mujeres; las caretas masculinas y femeninas tienen rasgos tanto andinos como malignos y con ciertas exageraciones en el tamaño de los ojos, dientes y cuernos. Para entender mejor, vean la siguiente imagen.

Versión peruana sobre el Origen de la Diablada

La única versión peruana sobre el origen de esta danza relata que esas mismas adaptaciones andinas de las enseñanzas católicas se dieron en ciudades como Puno, donde los diablos bailan arrítmicos y guiados por una música que no es más que una imitación de las tantas canciones de intérpretes y bandas bolivianas.

La justificación peruana señala que todas las danzas que surgieron en la zona andina no tienen nacionalidad, ya que tanto en Perú como en Bolivia y Chile se asentaron las mismas culturas y civilizaciones; una postura, sin duda, vana y carente de argumentos sólidos.

Existen textos antiguos escritos por antropólogos peruanos que manifiestan su descontento por la invasión de conjuntos folklóricos y bandas bolivianas que no hacían más que, supuestamente, alterar y desvirtuar manifestaciones culturales como la Fiesta de la Candelaria en ciudades como Puno y Juliaca.

Sin duda, la versión peruana de la Diablada ha ido desarrollando sus propias características para ser diferenciadas de la Diablada boliviana. Comenzaron a cambiar características y rasgos en los personajes y empezaron a componer sus propias canciones y coreografías; algo que no deja de ser una usurpación.

El cinismo y usurpación de parte de Perú ha crecido tanto que es difícil hacer algo al respecto, la danza de la Diablada ya no solo se expone en festividades como el de la Virgen de la Candelaria, sino que se baila en diferentes regiones de ese país, incluida su capital, Lima. Del mismo modo, en eventos internacionales, sus representantes visten trajes de la Diablada y las exponen como propias del patrimonio peruano, algo totalmente descabellado y cínico.

¿Qué acciones se toman al respecto?

Lamentablemente, el Ministerio de Culturas del Gobierno Central de Bolivia poco o nada hace para frenar esta acción, pues se limita a emitir puntos de vista o llamar a la reflexión al pueblo vecino con cartas o cortos audiovisuales a las que no se les da importancia.

Por su parte, organizaciones sociales y agrupaciones artísticas convocaron en reiteradas oportunidades a manifestaciones culturales en diferentes ciudades del mundo en el que se baila esta danza recordando cuál es su verdadero origen.

Se han presentado ya proyectos para considerar al 20 de agosto como Día Nacional de la Diablada para salvaguardar el patrimonio cultural boliviano que cada vez es más ultrajado y desvirtuado por países vecinos como Perú y Chile.

Los ciudadanos bolivianos expresan su molestia en plataformas virtuales, redes sociales y en YouTube a través de comentarios, vídeos informativos, documentales e, incluso, memes. La Diablada es una danza que se expone en todo el territorio boliviano, en diferentes eventos culturales y religiosos; esto también se refleja a través de internet.

¿Cómo puede el resto del mundo conocer el verdadero origen de la Diablada?

Es fácil, los turistas y otros ciudadanos del resto del mundo pueden asistir al Carnaval de Oruro en Bolivia y a la festividad de la Virgen de la Candelaria en Perú y ser fiel testigos de quienes exponen mejor la danza, ya sea en la vestimenta, las coreografías, las composiciones musicales y la alegría que irradian. Por si mismos, se darán cuenta que el origen es boliviano.

No solo pueden descubrir esto en vivo o en persona, también pueden comparar a través de vídeos y fotografías, pero tengan cuidado, que los peruanos suelen usar imágenes y vídeos sacados y filmados en Bolivia y los muestran como si fueren en Perú; hasta ese extremo han llegado.

También pueden consultar en internet el origen y las características de esta y otras danzas bolivianas, pongan atención al lugar de origen y a los personajes. Los peruanos suelen confundirse y llegan a mezclar vestimentas de diferentes danzas en uno solo, son expertos para desvirtuar y alterar la cultura en beneficio propio.

Hagan como lo hagan, ustedes se darán cuenta de la autenticidad de la Diablada boliviana y comprobarán porqué llegó a conquistar la admiración de países como Perú y Chile hasta el extremo de apropiarla, tal y como pasa con otras danzas bolivianas como los Caporales, el Tinku, la Morenada, entre otros.

3 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Swipe to unlock!
Unlocked