Inicio Agujero Negro Fiesta de Urkupiña

Fiesta de Urkupiña

4296
3
Compartir

La fiesta de Urkupiña es un encuentro tradicional de devoción que se realiza en Bolivia, más específicamente en la provincia de Quillacollo del departamento de Cochabamba. La misma tiene su origen en una leyenda que relata la aparición de la advocación de la Virgen María Asunta en el Cerro de Cota. Se trata de una pastorcita que solía llevar su rebaño de ovejas a pastar a este cerro, misma que un día vio a la virgen y al precioso niño que ella cargaba en brazos. Al familiarizarse con la aparición y jugar con el niño, finalmente la niña cuenta sobre sus encuentros a sus padres y los mismos participan sobre el milagro a la parroquia. Desde entonces se realizan ofrendas a la milagrosa aparición hasta hoy, que se ha convertido en una de las fiestas bolivianas más reconocidas a nivel mundial.

La festividad tiene lugar en el mes de agosto, específicamente el 14. Sin embargo, las diversas actividades que se realizan en torno a esta fiesta la alargan hasta aproximadamente un par de semanas.

Previo al festejo central, se realiza el “Calvario” o caminata. En el cual los peregrinos junto a algunas autoridades departamentales y miembros de la iglesia recorren aproximadamente 14 kilómetros a pie junto a la imagen de la Virgen de Urkupiña. Los mismos parten de la Catedral en pleno centro del cercado cochabambino hacia el cerro de cota en Quillacollo, no sin antes pasar por la Iglesia de San Ildefonso, capilla central de dicha provincia. Cuando los peregrinos llegan a las colinas, es costumbre que piquen algunas rocas en señal de sacrificio para pedir algunos favores a la Virgen de Urkupiña, a tiempo de realizar una ofrenda.

Posterior a ello se realiza la entrada de Urkupiña, que generalmente es el 14 de agosto y la fiesta suele ser al día siguiente. Durante estos días se reúnen miles de peregrinos para bailar hacia la misma capilla de San Ildefonso. Los bailarines realizan presentaciones de bailes típicos bolivianos como el Tinku, Caporales, morenada, saya, waka tokoris, tobas y diablada, entre muchos otros. Estos bailes se realizan al son de bandas musicales que acompañan a cada una de las fraternidades. En ocasiones, incluso las bandas tienen sus pequeños números especiales para hacer más amena la presentación. Las fraternidades parten desde un punto determinado con el objetivo de llegar hasta las puertas de la capilla. Una vez que hayan llegado a la misma, ingresan a la iglesia de rodillas elevando sus oraciones y pidiendo favores a la patrona de Urkupiña.

Posterior a la entrada y a la fiesta, unos días después y para cerrar la festividad se realiza la feria de las Alasitas. En la misma, un gran grupo de comerciantes se reúnen en las calles centrales de Quillacollo para ofrecer una infinita variedad de miniaturas. Es decir, todo lo que uno se pueda imaginar, pero en pequeñas escalas. Los peregrinos y creyentes pueden adquirir desde productos de la canasta familiar y comida, hasta electrodomésticos, casas, automóviles y títulos profesionales… todo en miniatura.

El objetivo de la feria de alasitas de la fiesta de Urkupiña, es hacer realidad los deseos y sueños de los peregrinos. Los mismos deben acudir a la misma con mucha fe y devoción a la virgen y comprar lo que más les haga falta. Después, suelen acudir a la iglesia para que el sacerdote bendiga su compra y así pueda realizarse. Hay quienes dicen que es de mucha suerte hacer la compra al medio día junto a las campanadas de la iglesia.

Según testimonios de algunos creyentes, muchas de sus necesidades y sueños se han hecho realidad gracias a la fe con la cual fueron a pedirle sus favores a la Virgen de Urkupiña. Casas, automóviles y viajes, son algunas cosas por las cuales agradecen a la patrona.

La dimensión y el alcance de la fiesta de Urkupiña son tan grandes, que se ha convertido en un punto de encuentro para la fe a nivel mundial.

Al margen del ámbito espiritual, esta festividad genera un gran movimiento económico para el departamento. El turismo, gastronomía, hospedaje, artesanos, y otros rubros prosperan ante la gran cantidad de visitantes que acuden a nuestra ciudad para formar parte de la fiesta de Urkupiña. Visitantes de toda Latinoamérica se dan cita en Cochabamba, unos para orar y pedir, otros para agradecer y otros simplemente para reafirmar su fe.

En los países más lejanos, en los cuales existen grandes concentraciones de bolivianos, también se realizan réplicas de la festividad. En las cuales se realizan pequeñas procesiones y entradas folclóricas, que aparte de querer mostrar las costumbres bolivianas en el extranjero, quieren llevar un pedazo de su país a los compatriotas que se fueron buscando mejores oportunidades muy lejos.

Además de las fiestas del carnaval y el Gran Poder, la fiesta de Urkupiña se ha ganado el reconocimiento de todo aquel que la ha presenciado. Habiendo logrado reunir votos de fe incomparables e inquebrantables entre sus peregrinos.

Aquí les compartimos algunos datos extra sobre esta celebración espiritual:

Si tienes algún comentario o anécdota acerca de esta festividad, compártela con nosotros en la sección de comentarios.

¡Saludos!

(Visited 21 times, 1 visits today)

3 Comentarios

  1. Siempre la misma mierda, la fiesta de Urkupiña no es que este en decadencia, sino que desde hace años se mantiene en lo mismo, mientras que otras fiestas en otros paises progresan, por lo cual esta fiesta hace mucho que se esta quedando atras, no se dan cuenta? el mismo estilo, entrada, borrachera al maximo esplendor, suciedad, y graderias de la era de los cavernicolas que nunca mejoran.
    Ya ni da ganas de ir por que no hay nada nuevo o renovado.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Swipe to unlock!
Unlocked